Los astros del séptimo arte que le dieron vida al cine mexicano

Quién pudiera imaginar si alguna figura perteneciente de la época de oro que no hubiera estado presente en alguna película elaborada en aquel entonces; si bien es cierto todos los elementos fueron tan indispensables que no podríamos ignorarlos, mucho menos omitir sus nombres.

Quién puede imaginar el cine mexicano sin Sara García la abuelita del cine que llenó múltiples páginas dentro de la época de oro del cine. El nombre de esta maravillosa actriz es reconocido en todo el mundo. Y cómo no iba a hacer así, ya que con toda una vida entregada a los escenarios supo ganarse el cariño y el respeto por parte del público, quien la veneraba como sí hubiera sido su propia madre o abuela.

Sara García se sintió más que orgullosa, satisfecha de haber sido parte fundamental de la mejor época que ha tenido el cine en México. La abuelita del cine era exageradamente disciplinada y exigente con todos los directores que llegó a tratar. De tal manera que no nos atrevemos a decir qué hubiera sido si doña Sarita no hubiera existido dentro de la industria fílmica nacional.

Imaginemos también que durante la época dorada del cine no hubieran existido las grandes divas, esas actrices que por tener tanta belleza y fama fueron consideradas piezas únicas del celuloide nacional. Sin la presencia de Dolores del Río o María Félix en el cine, tal vez no hubiera trascendido tanto el campo cinematográfico de México. Pero si el destino o las mismas circunstancias pusieron en el camino a estas dos leyendas a convertirse en divas muy admiradas e idolatradas, tanto María como Dolores contribuyeron con la industria fílmica del país; una más que otra, pero eso sí, adquiriendo el peldaño más grande, el de la fama, privilegio que todo artista desea.

Imagine usted amigo lector un cine sin Mario Moreno Cantinflas o sin Tin Tan, Pedro Infante, Jorge Negrete, grandes astros del séptimo arte que aportaron a gran escala con la pantalla grande. La etapa gloriosa no hubiera sido posible también sin la colaboración extraordinaria de los grandes cineastas que con su estilo lograron hacer las mejores direcciones en forma de conjunto o independientemente. Un Juan Bustillo Oro cuando dirigió a Cantinflas en la cinta de Ahí está el detalle, tenía la confianza en que sería un filme trascendente y que además daría fama a sus protagonistas, en este caso al propio Cantinflas, a Sara García y a Joaquín Pardavé. La película alcanzó un nivel fuera de serie, tanto en crítica como en taquilla.

El director y actor Emilio Indio Fernández fue también un gran colaborador del cine, sus filmes traspasaron fronteras dando pauta para que el cine tomara otro espacio de fama. Así pues, la época de oro forma parte de una historia rica que vale la pena recordar.