La increíble transformación física de un actor de “Stranger Things” para su nuevo papel de superhéroe

Una vez más, un actor de Hollywood es sometido a un entrenamiento intensivo para encarnar un nuevo personaje.

Una vez más, un actor de Hollywood es sometido a un entrenamiento intensivo para encarnar un nuevo personaje.

La trayectoria profesional de David Harbour como actor es prueba de que, tarde o temprano, el éxito llegará a tocar la puerta si se construye una carrera en base al profesionalismo y se cuenta a la vez con el talento necesario para destacarse en una de la industrias más competitivas del mundo.

Luego de más de veinte años de relativo anonimato, que lo llevaron a interpretar mayormente a novios, esposos y padres con un dejo maléfico, Harbour finalmente consiguió asegurarse un rol que lo catapultaría a la fama mundial y haría de su rostro uno reconocible automáticamente.

shutterstock_555616603

Su rol como Jim Hopper, el atormentado jefe de policía de Hawkins que se distingue por sus vicios, lo transformó en uno de los personajes más interesantes de “Stranger Things”, la ficción de la plataforma de streaming Netflix, que contra todo pronóstico logró conquistar tanto a la audiencia mundial como a la crítica especializada.

Con una anticipada segunda temporada que estrenará el 27 de octubre próximo, Harbour atraviesa su mejor momento profesional, al haber sido reconocida la producción que protagoniza, entre tantos otros, por el instituto de cine Americano como uno de los 10 mejores shows de 2016 y haber ganado cinco premios Emmy y dos MTV Movie & TV Awards.

Pero como suele suceder en Hollywood, el éxito en la pantalla chica siempre viene acompañado de una variedad de propuestas en cine, y tal fue el caso para el actor de 42 años que tuvo que atravesar por un entrenamiento de tipo militar para poder encarar un nuevo desafío laboral; con el que interpretará a un imponente monstruo demoníaco en el largometraje “Hellboy”.

Una publicación compartida de David Harbour (@dkharbour) el

Algo que se ha convertido en una práctica muy común en el mundo del cine, tanto actrices como actores deben estar dispuestos a sacrificar su envidiable figura y pulido aspecto físico para encarnar un nuevo rol alejado de su look habitual.

Ya sea subir o bajar de peso drásticamente, dejarse crecer la barba o afeitarse una melena larga y lustrosa producto de años de cuidados, nada queda fuera de cuestión a la hora de convertirse en el candidato favorito de los directores de casting, los que deciden quienes formarán parte de las producciones multimillonarias de los principales estudios de los EEUU.

Ahora le ha tocado el turno al robusto Harbour, quien gracias a la ayuda del entrenador de las estrellas Don Saladino, se ha convertido en un verdadero galán gracias a un intenso entrenamiento que representó meses de esfuerzo y sudor.

screenshot.5

Los requisitos del nuevo rol demandaban que el actor, que nunca se caracterizó por su cuerpo esculpido, tuviese que no sólo bajar de peso sino también tonificar sus músculos y crecer en masa para poder personificar de mejor manera al emblemático superhéroe de la ficción creado por Mike Mignola que se caracteriza por su odio contra los Nazis, quienes según la historia fueron quienes lo invocaron para que ascendiera desde el infierno a la Tierra.

En entrevista con el periódico británico Independent, Harbour reconoció haber sido humillado por su peso al audicionar para un film de la saga Wolverine, más precisamente para un rol como el villano de X-Men conocido como “The Blob”. Una de las directoras del casting le confesó que lo habían convocado dado que el rol precisaba de “un hombre grande y gordo” digno de un personaje que pudiera controlar la gravedad.

Eventualmente, Harbour no quedaría seleccionado para el papel, pero el destino le traería otra oportunidad. Luego de brillar en la pantalla grande con roles en filmes exitosos cómo “El secreto en la Montaña” y “Quantum of Solace” de la saga Bond, Harbour ahora buscará brillar con un rol titular al sumarse a la franquicia Hellboy.

Saladino, el entrenador a cargo de la transformación de Harbour que también intervino a Ryan Reynolds y Scarlett Johansson, se ganó el mote de “trainer de superhéroes” luego de someter a Hugh Jackman a un intenso régimen que lo transformó en el torneado Wolverine.

Pero la base corporal de Harbour, un hombre que interpreta a un policía haragán que abusa del alcohol y fuma sin parar, dista de ser la de un galán de Hollywood al que sólo haya que realizarle algunos ajustes. El riguroso entrenamiento incluyó una rutina de 4 días semanales de ejercicio, algo que ascendió a 6 días a la semana dos meses antes de comenzar a grabar la película.

El calentamiento consistía fundamentalmente en ejercicios de gateo en cuatro patas, similar al movimiento que realizan los osos, lo que permite moldear los hombros y trabajar los oblicuos. Luego, una serie de movimientos enfocados en potenciar la fuerza, entre los que se encuentran empujar un trineo, se convirtieron en uno de los favoritos de Harvey.

“David nunca se quejó de nada” compartió Saladino. “Creo que en el fondo le gustaba lo fuerte que se estaba volviendo”. Por su parte, el actor confesó ser fanático de las hamburguesas y del helado Ben & Jerry’s, alimentos que no planea dejar de comer a pesar de hoy presumir de una figura envidiable.

trainer_harbour_characters_duo1a

Hellboy, dirigida por Neil Marshall y protagonizada por Harbour, la espectacular Milla Jokovich e Ian McShane tiene fecha de estreno en los EEUU para el 11 de enero de 2019.

Infobae

Fotos: Shutterstock / Captura YouTube

pixel